¿Estudiar y trabajar a la vez? Sí, se puede

Todos concebimos como “lo ideal” estudiar para ir formándose mientras nuestros padres nos mantienen hasta que consigamos trabajo, pero no siempre es así o no siempre debería ser así.

En muchas ocasiones, las circunstancias hacen que sea necesario trabajar mientras se estudia, para pagarse la universidad, para tener algunos ahorros o darse un capricho de vez en cuando.

También es muy común que cuando se llega a la edad adulta una persona quiera ampliar o reforzar sus conocimientos, eso sí, sin dejar su trabajo.

A veces nos hacemos preguntas como: ¿Y da tiempo a todo? ¿Se tiene tiempo libre?

Y la respuesta es: ¡Sí, se puede!

Aunque sea complicado y requiera de mucho esfuerzo junto con mucha dedicación, no es tan difícil si se sabe organizarse y medir los tiempos. Te damos unos consejos para compaginar la vida laboral con el estudio:

Punto número 1: Autoconvencerse. Tenemos que tener una actitud positiva, no hay nada imposible, y lo que es difícil solo requiere un poco más de esfuerzo. Muchas personas lo hacen, ¿por qué no vas a poder hacerlo tú? Seguramente que haya momentos de desesperación, en el que creamos que no vamos a poder con todo, pero una vez adaptado a la situación, las cosas se verán desde otro punto de vista. Utiliza una agenda y organiza todo lo que tienes que hacer, facilitarás la distribución del tiempo y evitarás pequeños despistes.

Punto número 2: Valorar el tiempo. Cuando se está tan ocupado, cada minuto es oro, por lo tanto, hay que sacarlo hasta de debajo de las piedras. Esto no significa que no podamos tener un rato de calma y tranquilidad, pero si antes echabas una siesta de una hora, igual ahora habría que reducirla un poco, y si antes veías la televisión tres horas al día, se podría reducir a una hora y media. Hay tiempo para todo, solo hay que saber administrarlo y gestionarlo.

Punto número 3: Comenta tu situación. Tus compañeros de estudio y de trabajo deberían saber cuál es tu situación, así te podrán ayudar y servir de apoyo. Por ejemplo, te pueden dejar los apuntes o cambiarte el turno en la jornada laboral.

Saca fuerza, estudiar y trabajar es una tarea complicada, pero no te desamines, ten tus objetivos claros ¡Y a por ellos!

Como dijo el famoso filósofo griego Epicuro: “Cuanto más grande es la dificultad, más gloria hay en superarla.”

2018-11-21T11:19:27+00:0019/11/2018|EMPLEO, FORMACIÓN, HÁBITOS|