¿POR QUÉ ES IMPORTANTE LA FORMACIÓN CONTINUA EN LAS EMPRESAS?

Siempre nos ha parecido o nos han hecho entender que lo más importante para el futuro profesional era el estudio de una carrera universitaria. Y en cierta medida lo es, pero también es cierto que las universidades, a día de hoy, siguen estando muy aisladas del verdadero trabajo que se realiza en las empresas. Por ello, es importante que, el trabajador tenga interés en continuar formándose para adaptarse a los nuevos retos empresariales y cómo no, la empresa dedique esfuerzo para que sus empleados adquieran esas capacidades. El resultado, seguro, será beneficioso para ambas partes, pero veamos algunas de las ventajas para las empresas:

  1. Sin duda, el mayor miedo de una empresa es si será capaz de adaptarse a la vorágine que se produce en el mercado laboral de la que depende su éxito futuro. Con la formación continua se enriquecen las capacidades y actitudes de los trabajadores y, por lo tanto, se amplía el ámbito de trabajo, mejorando la productividad de la empresa al poder enfrentarse a los retos que nos plantea esta sociedad en constante evolución para la que hay que estar preparados.
  2. Ese enriquecimiento educativo de los empleados medra la motivación para poder realizar las nuevas tareas que se plantean en la empresa, al perfeccionar lo que ya dominaban en su puesto de trabajo y a forjar los conocimientos de aquello que desconocían.
  3. Además, favorece la satisfacción de los empleados y su integración en la empresa al apreciar la contribución de la misma a su crecimiento personal y profesional.
  4. Este crecimiento personal y profesional permite que el trabajador asuma más responsabilidades en su área de trabajo porque es capaz de desenvolverse en más esferas; una mayor eficiencia en la resolución de problemas y una mayor adaptación a los cambios constantes.
  5. Con la ampliación de conocimientos, la empresa puede incorporar a su proyecto las nuevas tecnologías que van surgiendo, al tener un equipo humano preparado para trabajar con ellas, lo que implica nuevos sistemas de gestión y organización.
  6. La mejora de la cualificación de los profesionales permite, sin duda, aumentar la calidad del servicio que demanda el cliente y acceder a la investigación e innovación en nuevos productos lo que augura, sin duda, nuevas metas empresariales.
  7. Esa mayor capacidad de gestión ayuda a una fidelización del cliente, el cual sabe que puede contar con una empresa adaptada a los cambios que la sociedad demanda.
  8. Si inviertes en formación, estimulas la creatividad de los trabajadores quienes pueden tener la posibilidad de aportar ideas que sirvan de posibles proyectos futuros viables para la empresa.
  9. Eso conlleva que haya una igualdad de oportunidades al permitir a los profesionales ponerse al día en las mismas habilidades y conocimientos.
  10. Si un futuro profesional conoce de cerca la empresa y sabe que hay un alto grade de interés en la formación, el interés será mayor para formar parte de ella y estar más cualificado, por lo que la empresa podrá adquirir nuevos profesionales y retener el talento de sus empleados.

 

La formación continua supone, sin duda, una doble evolución para la empresa al tener mejores profesionales vinculados a su sector y por lo tanto, un mejor posicionamiento en el mercado laboral.

 

This entry was posted in Otros. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *